Esta es una pregunta muy frecuente entre mis pacientes. Y es que se ha extendido un rumor que es ROTUNDAMENTE falso que dice que cuando se nos va el efecto de las infiltraciones se envejece más rápido y aparecen más arrugas que antes. Y con el post de hoy quiero aclarar que pasa después y porqué.

Arrugas

Desde la medicina antiaging no podemos evitar el envejecimiento. No disponemos de una pócima mágica que lo detenga, pero si que podemos enlentecerlo. Nuestra piel, con los años, va perdiendo colágeno, ácido hialurónico, elastina, grasa Esto hace que nuestro rostro pierda la turgencia y firmeza y se marquen los surcos, las depresiones y las arrugas en determinadas zonas que antes no teníamos. Unas imperfecciones que van saliendo con la edad pero que con los tratamientos médico estéticos podemos corregir. Y es que las  infiltraciones no solo nos ayudan a corregir las imperfecciones, sino que también nos ayudan a PREVENIR la aparición de arrugas, ya que reponemos aquellas sustancias que vamos perdiendo.

Por tanto, la respuesta a la pregunta que muchos os habréis formulado es fácil: no solo corregimos sino que aportamos aquello que nos falta. Por este motivo es imposible estar peor cuando se van los efectos.

Como médico doy mucha importancia a los productos que utilizo porque considero que es fundamental una buena elección  para obtener resultados efectivos y naturales. Este es el motivo por el que siempre elijo productos reabsorbibles y productos que nos ayuden a estimular el colágeno que se pierde.

En definitiva quedaros con esta frase: Las infiltraciones nos ayudan a prevenir el envejecimiento desde el interior de nuestra piel porque le aportan las sustancias que con los años vamos perdiendo.