bruxismo¡Hola amig@s! Hoy me gustaría hablaros del bruxismo. Seguramente, por la palabra, no sabréis de que estamos hablando pero cuando empecéis a leer más, más de uno se sentirá identificado. Se trata de un problema que afecta a muchas personas, entre un 10 y 20 % de la población y consiste en  apretar  los dientes sin ningún propósito funcional.

¿Las consecuencias? Tener la boca en tensión provoca molestias que se pueden traducir en dolores de cabeza, dolor y contractura de la musculatura de la mandíbula así como también del cuello. Un desgaste de los dientes que se produce, en especial, en los molares.

Hay dos tipos de bruxismo: los que aprietan los dientes y los que los frotan. Suele aparecer por la noche mientras dormimos y es totalmente inconsciente. Es decir, no lo queremos hacer pero, sin embargo, lo hacemos y existen distintos grados que van desde los leves, moderados y graves.

Si en alguna ocasión te comentan que por la noche castañeas los dientes o, te has dado cuenta de que tienes dolores en la zona cervical, cabeza y mandíbula, debes descartar esta patología. Para ello, es importante que un profesional de salud y un especialista de la odontología lo valore.

Y es que… ¿Sabías que para el bruxismo también tenemos solución?

El tratamiento es muy sencillo y consisten en colocar una férula nocturna de descarga dental para evitar el desgaste de las piezas dentales. Sin embargo, existen pacientes que tienen problemas severos e incluso llegan a romper estas férulas.

Cuando esto ocurre, una de las soluciones que hay es relajar con toxina botulínica el músculo masetero, que es el responsable de la masticación. De esta forma, conseguiremos que no tenga tanta fuerza y así evitaremos el problema.

No existe ningún problema asociado con la masticación, ¡podéis estar tranquilos! De todas formas si quieres más información ponte en contacto conmigo.