Se acerca el verano y hay que  prepararse y, por supuesto, toca preparar nuestra piel. Porque en verano, la  piel sufre más. El sol, el calor, el sudor… son agresiones a las que la piel está sometida en esta época. Unos efectos que se reflejan en la piel y hacen que esté más seca, más deshidratada.

Voy a poner un ejemplo para que os ayude a tener una idea: ¿cuál es la diferencia entre una uva y una uva pasa? El agua. La uva tiene agua y la uva pasa no, y por esto la uva pasa está mas arrugada y su textura es mas áspera. Y esto puede pasarle a tu piel si no tiene la hidratación adecuada. Así que en verano,  es importantísimo cuidarla más que nunca para evitar que todo esto nos pase factura.

consejos Dra. Beatriz Beltran

Para evitarlo, hoy quiero compartir con vosotr@s unos consejos básicos y que YA debemos empezar a poner en práctica

1. Beber una cantidad suficiente de agua. También recomiendo la ingesta de zumos de frutas, eso sí, siempre naturales (cuando hablo de naturales me refiero a los que nos hacemos nosotros mismos de fruta fresca y por supuesto sin añadir nada de azúcares). Los zumos nos aportan vitaminas que nos permiten luchar contra el stress oxidativo al que está sometido nuestro organismo. Es fundamental mantener un equilibrio compensado entre la ingesta y la pérdida de líquidos. Recuerda: en verano perdemos más liquido por el sudor.

2. Hidratar nuestra piel con una crema hidratante adecuada

Pero si a pesar de estos consejos notamos que nuestra piel continúa seca y tirante, ¡hay que empezar a pensar en una hidratación profunda de la piel! Pero… ¿En que consiste? Te lo cuento en la próxima entrada :P