¡Hola amig@s! Hoy quiero compartir con vosotros un artículo de Salud y Medicina sobre el hilo de ácido poliláctico, una técnica que permite levantar la piel caída y disimular el paso de los años. Y es que… ¿a quién lo le gustaría presumir de una eterna juventud gracias a una técnica no quirúrgica?

“Y es que a partir de los 40 años, la pérdida de definición del óvalo facial, el descolgamiento y la flacidez son aspectos que empiezan a preocupar, especialmente a las mujeres. Hasta hoy, la medicina estética realizaba tratamientos con infiltraciones para solucionar este problema y, aunque los resultados cada vez eran mejores, no se conseguía tensar la piel de forma efectiva e inmediata. “Podíamos suavizar o prevenir, pero no corregir el descolgamiento ya que no éramos capaces de levantar el tejido y reposicionarlo, a no ser que recurriéramos a la cirugía”, explica Beatriz Beltrán, directora del departamento de medicina estética del Instituto Javier de Benito en Dexeus y Quirón. Pero muchos pacientes prefieren evitar el quirófano, por los riesgos que éste implica. Ante esta situación algunos pacientes acuden a inyecciones repetidas que, en muchas ocasiones, lo único que consiguen es hinchar la zona facial y crear rostros artificiales. En este marco nacieron las suturas silhouette soft. Son unos hilos con unos conos de ácido poliláctico que se introducen con una aguja muy fina en la superficie de la piel. La suturas, gracias a los conos, se anclan dentro del tejido de la piel y, de esta manera, permite levantarla con más facilidad. “Una de sus mayores ventajas es que están hechas de un material reabsorbible que dura dos años, y que consigue un efecto natural y reversible”. Para Beatriz Beltrán “es fundamental apostar por productos reabsorbibles y evitar todo aquello que es permanente porque da una seguridad mucho mayor”.

hilo

Con esta técnica se puede levantar tejidos faciales para corregir el descolgamiento de la mejilla, la pérdida de definición de la mandíbula y la caída o flacidez del cuello. También puede levantar la cola de la ceja. Pueden complementarse con el ácido hialurónico o la toxina botulínica (botox). “Con suturas silhouette soft se crea un chasis interno que permite que se reposicionen los tejidos caídos y cuando se tienen que realizar rellenos de acido hialurónico se obtiene un resultado más natural y efectivo”, aclara esta especialista. La técnica es muy sencilla y no requiere ningún tipo de incisiones. El procedimiento se lleva a cabo mediante anestesia local en la zona a tratar y, apunta, “el resultado es inmediato. Tras el tratamiento el paciente se va sin ninguna molestia ni inflamación”.

Además, diversos artículos científicos han demostrado que las suturas pueden ser un efectivo método de prevención de envejecimiento. El material con el que están hechas tiene la capacidad de regenerar el colágeno de nuestra piel. “Es como si tuviéramos un regenerador del colágeno dentro de nuestra piel, como una radiofrecuencia las 24 horas del día”, asegura  Beltrán. El colágeno es una molécula proteica que se encuentra en nuestro organismo. A partir de los 25 años su producción disminuye, proceso que se acelera cumplidos los 40. Cuando la producción de colágeno se reduce la piel retiene menos agua, se hace más delgada y comienza a arrugarse.

Aunque en España las suturas reabsorbibles son una técnica nueva, en Japón llevan utilizándose desde hace tres años con muy buenos resultados. De hecho, explica Beltrán, “el ácido poliláctico lleva muchos años en medicina. Es el material que se emplea para la fabricación de los stents, herramientas muy usadas en cardiología para reparar arterias coronarias obstruidas, por ejemplo”. Las suturas reabsorbibles también se están utilizando con éxito en pacientes que tienen dificultad para respirar y deben utilizar tiras nasales. Al colocar una sutura en la nariz, el paciente respira como si llevara la banda puesta las 24 horas, y en muchos casos evita el molesto ronquido nocturno.”