¡Hola amig@s! Esta semana quiero terminarla hablando sobre uno de los mitos sobre la medicina estética. Son muchos los que se oyen, alguno será falso y otros ciertos. Pero el que vamos a abordar hoy, seguro que más de uno lo habrá escuchado: ¿con el botox se infla la cara? ¿Estáis preparadas para saber si es falso o cierto? ¿Qué creéis?

beaFALSO. La toxina botulínica (o botox) no inflama ni tampoco rellena, pues actúa sobre la placa neuro-muscular y provoca la relajación del músculo. Es decir que gracias a este tratamiento lo que conseguimos es quitar las arrugas de expresión, nunca rellenándolas.

Debemos recordad que el bótox puede aplicarse a dos niveles: Con su aplicación a nivel superficial se intenta mejorar el aspecto de la piel; consiguiendo así un rostro más natural y armónico. Sin embargo, las infiltraciones más profundas llegan hasta el músculo porque lo que se intenta es relajarlo, no paralizarlo.

Además, este es el tratamiento antiarrugas más efectivo que existe en el mercado y su duración es de 4 a 6 meses, una vez transcurridos estos meses es absorbido por nuestro cuerpo.