En las fiestas navideñas solemos excedernos con las comidas y sobretodo el alcohol. Sabemos que es complicado moderarse cuando de dulces se trata por ello, os traemos unos consejos para preparar nuestro cuerpo antes de esas comidas abundantes.

Lo más importante es tener el cuerpo bien hidratado, para lo cual debemos acostumbrarnos a beber como mínimo 2 litros de agua al día. Para ayudaros a cumplir con esta hidratación os dejamos unos pequeños trucos que os ayudarán a acostumbraros:

  • 2 vasos de agua al levantarnos por las mañanas en ayunas (activa los órganos internos)
  • 1 vaso de agua 30 minutos antes del almuerzo ( para crear la sensación de saciedad)
  • 1 vaso antes de ducharse (mantiene la piel hidratada y ayuda a bajar la presión sanguínea)
  • 2 vasos de agua por la tarde (nos ayuda a refrescarnos y sacia)
  • 1 vaso de agua después de ir al gimnasio de tarde
  • 1 vaso de agua antes de ir a la cama (disminuye la tensión lo cual evita infartos y ataques al corazón)

Despues-de-leer-esto-no-volveras-a-beber-un-vaso-de-agua-que-dejaste-toda-la-noche-a-lado-de-tu-cama

 

En total suman 8 vasos de agua al día, ya no parece tan complicado ¿verdad?

Los excesos también provocan indigestiones, acidez y molestias gástricas. Uno o dos días antes de las fiestas es bueno preparar el cuerpo tomando abundantes sopas y caldos, sin olvidarnos de las 5 raciones de frutas y verduras al día. Comer muy “light”, para preparar el sistema digestivo para los comidas pesadas y a los altos contenidos en grasas (que son abundantes en estas celebraciones).

Es importante que en Nochebuena y Fin de Año nos demos nuestros caprichos con moderación. No te saltes la comida de ese día, come ligero pero procura no llegar con demasiada hambre a las cenas.

Piensa siempre que los excesos de hoy se terminan pagando y tu cuerpo te agradecerá que disfrutes con moderación tanto en las comidas como en las bebidas.