Por mucho que nos enfademos delante del espejo, el paso de los años es inevitable que quede reflejado en nuestro cutis. Aparecen  los signos de expresión, las patas de gallo, el código de barras, y el problema ya no es solo que aparecen, sino, que cada vez se van exagerando más.

Ya nos podemos aplicar el mejor de nuestros maqbeauillajes, o ponernos capas y capas de cosmética hasta parecer una muñequita de porcelana, que es totalmente imposible disimular nuestras enemigas arrugas. Es más, cuanto más las maquillas más se acentúan.

La única forma que tenemos para hacer desaparecer el paso del tiempo en nuestro cutis es con la medicina estética. Gracias a la toxina botulínica, lo que es lo mismo que el botox, ¡podemos despedirnos de nuestras arrugas!

El botox es capaz de disimular esas arrugas que van apareciendo con la edad. Decimos disimular, porque es antinatural, ver a una mujer de 60 años con la piel totalmente tercia como si tuviera los envidiables 20 años. Así que con el botox, vamos a disimular, repetimos, disimular, todas las marcas del tiempo, dejando el cutis con una imagen totalmente sana y relajada.

¿Sabes cúal es nuestro truco para conseguir siempre un cutis natural? Inyectar la dosis justa de botox que necesites. Parece muy obvio, pero es que para Dra. Beatriz Beltrán es vital dejar a todas pacientes con una imagen acorde con su edad, pero siempre, dejándolas más guapas.

Te esperamos en Passeig de Gràcia, 78 – Planta 5 Pta. 2 para darte toda la información que necesites.

¡Nos vemos amig@s!