toxina botulinicaEstaréis más que acostumbrad@s a escuchar sobre las infiltraciones de toxina botulínica para disimular las arrugas de la frente, entrecejo y patas de gallo. En definitiva, para maquillar un poco el paso de los años. Pero si pensamos que el botox sólo es cuestión de estética, ¡nos equivocamos!

Y es que cada vez hay más demanda de este tipo de infiltraciones en zonas como las axilas, las manos o los pies. Seguramente os preguntaréis el porqué, pero la respuesta es muy sencilla: se ha demostrado que desactiva las glándulas sudor en dichas zonas y ayuda a evitar mal tragos.

Una técnica ideal para toda esa gente que sufre y lo pasa mal por sudar demasiado, gente que mancha las camisas y no puede disimular esa marca incómoda de sudor, personas que siempre tienen las manos mojadas por el sudor u otras cuyos pies huelen demasiado. Un tratamiento muy eficaz y totalmente indoloro. Si sufres este tipo de problema y quieres poner solución, no dudes en contactar conmigo, ¡estaré encantada de ayudarte! :)