Ahora puedes acabar con el paso de los años sin incisiones y sin tener que pasar por el quirófano. Se trata de una técnica que yo denomino el “lifting del coffee break” y con la que se consigue realzar la belleza sin perder, en ningún momento, la naturalidad y expresión propia de cada paciente.

Descubre más sobre una de las mejores técnicas del mundo de la medicina estética con este artículo de La Vanguardia.  ¡Espero que os guste!