La Dra. Beatiz Beltrán siempre ha intentado buscar soluciones para la flacidez y la pérdida de definición del óvalo facial que tanto preocupa a las mujeres a partir de los 40 años. Es pionera en desarrollar técnicas con tratamientos no quirúrgicos para esta zona, y cada vez los resultados son más satisfactorios.

El Lifting del Coffee Break es un método con el que conseguimos tensar la zona caída sin incisiones y sin pasar por el quirófano. El paciente puede incorporarse a su vida social y laboral una vez sale de la consulta.

Para conseguir un resultado natural, primero se tensa el tejido caído mediante unas suturas y en segundo lugar se rellenan aquellas zonas que les falta volumen y se relajan con toxina botulínica las arrugas de expresión. Si solo realizamos rellenos y toxina botulínica podemos caer en el error de hinchar la cara, y éste no es ni mucho menos un resultado deseado, pues la filosofía de la doctora se basa en la naturalidad y en no dejar de ser uno mismo.

Para levantar el tejido caído, la Dra. Beatriz Beltrán utiliza las suturas soft, unos hilos tensores que permiten tensar el tejido caído de una forma duradera y efectiva. Están hechas de ácido poliláctico, un material reabsorbible y muy seguro, ya que se utiliza incluso para la fabricación de stents coronarios y demás tiene la capacidad de regenerar el colágeno.

Con esta técnica conseguimos crear un chasis interno, un armazón que sujeta los tejidos caídos. Además, nos permite tensar el cuello y redefinir el óvalo facial. A nivel corporal también mejoramos la flacidez de cara interna de brazos y piernas.

La técnica es sencilla. Se realiza en la consulta de la misma forma que pinchamos unas vitaminas o la toxina botulínica y no requiere incisiones.

El procedimiento se lleva a cabo mediante anestesia local en la zona a tratar. El resultado es inmediato y tras el tratamiento el paciente se va sin ninguna molesta ni inflamación.